Sebastian Nelson

  • alt

    Podemos comenzar a tomar las mejores decisiones en nuestra vida cuando descubrimos que a cada momento, con nuestro pensar, sentir y obrar, la vamos creando.

    Lic. Claudia Sirito

  • alt

    Cuando comprendemos nuestro objetivo de vida, cuando descubrimos para qué estamos en este mundo, aquello extremadamente doloroso, comienza a perder fuerza y a cobrar sentido…

    Lic. Claudia Sirito

  • alt

    Cada experiencia de vida es una oportunidad valiosísima para hacer uso de nuestras propias herramientas que traemos de encarnaciones anteriores. Nuestra familia, entorno social y época, serán los más apropiados para facilitar el crecimiento exitoso de nuestra alma

    Lic. Claudia Sirito

  • alt

    Estás invitado a esta experiencia… La ciencia occidental se sincroniza con la sabiduría ancestral…

Bienvenidos!

La Terapia de Vidas Pasadas o Terapia de Regresión es una herramienta psicoterapéutica que nos ayuda a recuperar nuestra plena salud emocional, física y espiritual, despertando nuestras habilidades latentes para la sanación y para el disfrute.

Nos permite descubrir el propósito que da lugar a cada acontecimiento importante en nuestras vidas.

Ciencia y Espiritualidad

El avance de la ciencia y la tecnología actual permite que en el 
presente se realicen una serie de experiencias minuciosamente 
controladas en un laboratorio, experiencias relacionadas con la 
supuesta capacidad del ser humano de contactarse con, según propias 
expresiones de los sujetos sometidos al experimento, el “Todo”, 
la “Creación”, el “Universo”, “Dios”.
Les comento acerca de estas investigaciones.
Andrew B. Newberg (*) y su equipo de colaboradores se han dedicado 
a comprender la relación entre la biología del cerebro y las experiencias 
religiosas en un disciplinado estudio de las imágenes cerebrales de 
budistas tibetanos meditando y monjas franciscanas en oración. 
El objetivo de este trabajo era identificar el llamado 
“circuito de la espiritualidad”.
Durante el experimento el sujeto se encuentra meditando en una habitación. 
Cuando siente estar en pleno trance, tironea apenas de un hilo, avisando 
a Newberg que es hora de que a través de una cánula insertada en uno de 
sus brazos le inyecte una sustancia radiactiva. La sustancia alcanzará 
al cerebro, a las neuronas. En ese instante el investigador obtiene 
una tomografía computada que le permite descubrir qué zonas del cerebro 
se están activando, cuáles permanecen intactas y cuáles disminuyen 
su nivel de activación.
Resultados de este experimento: un dato curioso es que el Área de 
Asociación de la Orientación (AAO), ubicada en la parte posterior 
del lóbulo parietal, que es la responsable de permitirnos ubicarnos 
en el espacio y del sentido de la orientación, presenta una 
intensidad muy baja.
En la mayoría de nosotros cuando no estamos meditando, esta zona AAO, 
se encuentra mucho más activa. Es decir que, estos sujetos del experimento, 
son capaces de concentrarse con tanta profundidad que ya no perciben los 
estímulos sensoriales externos; y esto hace difícil al individuo poder 
determinar sus propios límites con precisión. Esto sería lo que provocaría 
al meditador las sensaciones relacionadas con el “infinito” o de 
“unidad con el Universo”.
Estas investigaciones todavía no responden si estas experiencias son creadas 
por el cerebro o si son una realidad exterior percibida por el cerebro bajo 
ciertas circunstancias. El mismo Newberg afirma que: “no hay forma de 
determinar si los cambios neurológicos asociados con la experiencia espiritual 
son los que crean esa experiencia… o si estamos frente a la percepción 
de una realidad espiritual…”
A medida que se avance en el estudio de estas temáticas, muy probablemente 
podamos ir acercándonos cada vez más a la comprensión de la verdadera 
naturaleza del ser humano, en sus aspectos biológico, psíquico y espiritual.

Lic. Claudia Sirito


(*) Doctorado en Medicina en 1993, en la Universidad de Pennsylvania, 
donde es miembro de la División de Medicina Nuclear y del Departamento 
de Radiología. Es también Director de la Clínica de Medicina Nuclear y 
Profesor Asistente en el Hospital de la Universidad de Pennsylvania. 
Se enfocó en Neurofisiología, rituales humanos, religión y técnicas de 
neuroimagen para el estudio de los efectos de la meditación en el Sistema 
Nervioso Central, además de otros estudios. Es Director asociado del 
Neurobiological Studies for the Conference on Scientific Progress in 
Spiritual Research (NSCSPSR) y Director y co-fundador del Institute 
for the Scientific Study of Meditation (ISMM).
Bibliografía:
Comentario del estudio extraído de un texto que es parte del Proyecto 
Enciclopedia Multimedia de Cultos, Mitos y Misterios, por Alejandro 
Agostinelli, año 2002.