Sebastian Nelson

  • alt

    Podemos comenzar a tomar las mejores decisiones en nuestra vida cuando descubrimos que a cada momento, con nuestro pensar, sentir y obrar, la vamos creando.

    Lic. Claudia Sirito

  • alt

    Cuando comprendemos nuestro objetivo de vida, cuando descubrimos para qué estamos en este mundo, aquello extremadamente doloroso, comienza a perder fuerza y a cobrar sentido…

    Lic. Claudia Sirito

  • alt

    Cada experiencia de vida es una oportunidad valiosísima para hacer uso de nuestras propias herramientas que traemos de encarnaciones anteriores. Nuestra familia, entorno social y época, serán los más apropiados para facilitar el crecimiento exitoso de nuestra alma

    Lic. Claudia Sirito

  • alt

    Estás invitado a esta experiencia… La ciencia occidental se sincroniza con la sabiduría ancestral…

Bienvenidos!

La Terapia de Vidas Pasadas o Terapia de Regresión es una herramienta psicoterapéutica que nos ayuda a recuperar nuestra plena salud emocional, física y espiritual, despertando nuestras habilidades latentes para la sanación y para el disfrute.

Nos permite descubrir el propósito que da lugar a cada acontecimiento importante en nuestras vidas.

Buscando Sanar

Cuando solemos hablar del proceso salud-enfermedad surgen,   inevitablemente en nuestra mente, entre otras, las palabras: curar, sanar.

La palabra inglesa heal (que equivale en castellano a "sanar") proviene del término anglo-sajón haelen, que significa "ser o llegar a ser sano y total".

La salud de un sujeto abarca aquellos aspectos que hacen al cuerpo físico, a su psiquis y a su alma. Cuando existe un entrejuego armonioso entre ellos, cuando se atienden y se respetan las necesidades de cada uno de estos aspectos, entonces emerge el estado de salud.

"Ser o llegar a ser sano y total" requiere de estos tres aspectos.

Es de importancia diferenciar este término "sanación" de la palabra "curación". Podemos curar una herida provocada p/e: en las paredes de nuestro estómago, podemos recurrir al tratamiento farmacológico adecuado para ello. La herida probablemente vaya cicatrizando en forma paulatina. Pero... ¿qué es aquello que ha generado esta lesión?.

Diversos mecanismos: neurofisiológicos, endocrinos, inmunes, emocionales, están interviniendo con gran peso en la mayoría de las patologías de nuestro organismo físico. A menudo acostumbramos curar la herida, e ignorar cuáles son los determinantes que le están dando origen. Y esto suele acontecer en los tres niveles que implican a la salud.

En aquel que sana su herida con la medicación adecuada (y es conveniente que así sea)pero continúa dando vida a todo aquello que la ha generado y que está a su alcance modificar, como p/e: la alimentación, nivel de estrés, hábitos de descanso, etc., muy probablemente se vuelva a generar esta lesión o la afección de algún otro órgano, presentando una patología diferente.

La "curación" puede llegar a eliminar los síntomas externos de una determinada enfermedad, pero normalmente no actúa sobre las causas que están provocando estos síntomas.

La posibilidad de "sanar" va mucho más allá de la manifestación de los síntomas. Requiere de una participación activa del propio sujeto, requiere de él el deseo sincero de autodescubrirse en sus falencias, en sus errores, en sus posibilidades de cambio, de comenzar a conocerse en sus aspectos más íntimos, de intentar vislumbrar con claridad cuáles son los propósitos de su vida presente.

En la actualidad, las enfermedades que padecemos hacen partícipes cada vez más a los aspectos relacionados con nuestra mente y nuestro espíritu.

Es de necesidad que tanto los pacientes como los profesionales de la salud evaluemos con detenimiento cuáles son los tratamientos terapéuticos más apropiados, que favorezcan este acercamiento a la posibilidad de "sanación".

 

Lic. Claudia Sirito